La Virgen de Luján

El "Negro" Manuel nació en el Archipiélago de CABO VERDE, África Occidental alrededor del año 1604.

En 1630 llegó a Buenos Aires, junto con las Santas Imágenes. Fué testigo del milagro de Luján y sus dueños lo dejaron como esclavo de la Virgen.

Hacia el año 1670, por ser esclavo, se suscita el conflicto de saber a quién pertenecía. El pueblo devoto lo compra para que permanezca al servicio exclusivo de la Bendita Imágen.

Manuel expresa diciéndo "Soy de la Virgen nomás".

En la capilla cuida del culto y de la manutención de la lámpara que alumbra a la Virgencita. Por su intermedio se obran muchos milagros.

Vivió hasta muy anciano y aseguraba que su Ama, la Santísima Virgen, le había prometido llevarlo a la gloria. Murió en el año 1686.

Fué enterrado junto al Altar mayor, a los pies de su querida Imagen de Nuestra Señora de Luján.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

La particular historia del Santuario de Luján surge cuando un portugués llamado Farías, afincado en Santiago del Estero, quiso levantar una capilla en la cual se pudiera celebrar misa y a la vez, honrar a la Santísima Virgen en el misterio de la Inmaculada Concepción.

Con tal fin, pidió a un amigo-el marino Andrea Juan- que le enviara de Pernambuco, Brasil, una imágen de la Virgen.

El marino en señal de amistad se encargó el mismo de llevarle no una, sino dos imágenes: una de la Inmaculada y la otra de la Virgen con el Niño.

Hacia fines de 1630 llegaron al Puerto de Buenos Aires y comenzaron la caravana rumbo al norte. Instalados junto al río Luján, en la Estancia de Diego Rosendo, pasaron la segunda noche de viaje.

Al amanecer del tercer día, la carreta que llevaba las dos imágenes no arrancó. Por más que los bueyes tiraban, no podían moverle ni un paso.

Uno de los presentes - el Negro Manuel - sugerió que se bajara uno de los cajones de las imágenes. Pero tampoco avanzó. Entonces propuso que se bajara el otro y se subiese el primero y sin ninguna dificultad, la carreta comenzó a andar.

Al momento, todos comprendieron que DIOS quería que esa imágen quedara allí. Era la de la Inmaculada Concepción. Por eso decidieron dejarla en la misma Estancia de Don Rosendo.

Después de 30 años, Doña Ana de Matos compró al heredero de la estancia, a la milagrosa imágen y la trasladó a su hacienda situada en la actual Ciudad de Luján. Con el tiempo se levantó una capilla apropiada para colocar esa imágen, que había empezado a ser llamada "La Virgen de Luján".

Producción: Pablo Vital

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

ORACIÓN

 

Virgen de Luján

de nuestra Pátria

a vos recurrimos confiados

porqué sabemos

de tu inmenso amor por nosotros.

 

Al mirarte, contemplamos

en tu imágen

al dolor y a la muerte vencidos.

 

Pero, mientras andamos

el camino de la vida,

necesitamos que hagas

más fuerte nuestra fe,

más grande nuestra esperanza,

más solidario nuestro amor.

 

bajo tu manto se cobijan

los más pobres,

los enfermos y los que

sufren en soledad

y tristeza en su corazón.

 

Tu fuerza y tu cariño nos

hagan más hermanos

para poder anunciar que tu Hijo

Jesús es el Salvador.

 

Madre buena de Luján,

toda nuestra vida está en tus manos.

Cuídanos siempre con tu dulce

bendición. Amén.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

DIOCESE DE SANTIAGO DE CABO VERDE

B/195/2006

Praia, 09 de Agosto de 2006

Aos

Ex.mos Caboverdianos

Emigrantes na Argentina

Estimados conterrâneos,

Graça, Misericórdia, Paz !

 

Comprimentando-vos com muita simpatía e amizade, vos escrevo esta para acompanhar a Bandeira Nacional, que foi benzida com destino à comunidade Cabo-verdiana que reside na Argentina, e que será colocada no Santuário da Padroeira da Argentina, a VIRGEM DE LUJÁN, cuya imagen foi cuidada durante largos anos por el NEGRO MANUEL CABOVERDE.

Desejando que o processo em vista à glorificaçao do nosso possível conterrâneo decorra conforme os vossos desejos e o de todos nós, termino com as Bênçaos do Senhor e invocando a protecçao da Virgem de Luján para todos.

Graça, Misericórdia, Paz !

Paulino Livramento Évora

                                                                                                                                Bispo

DIOCESE DE SANTIAGO DE CABO VERDE

diocesecv@cvtelecom.cv

                 V O L V E R